Programa Soberanía y Seguridad Alimentaria

Nuestro Programa Soberanía y Seguridad Alimentaría se orienta hacia la recuperación de cultura alimentaria local, la biodiversidad y la producción agrícola, el rescate, valoración, innovación y socialización de técnicas ancestrales de siembra, irrigación, abono, prevención y control de plagas y enfermedades, almacenamiento, transformación y la preservación de prácticas de organización comunitarias. Desde la interculturalidad, promovemos los saberes y tecnologías ancestrales agrícolas y ganaderas, rescatando también lo mejor de la ingeniería actual.

Se enfoca hacia el reconocimiento y ejercicio del derecho a la alimentación y a la soberanía de los pueblos indígenas sobre esta, a fin de que puedan vivir de lo que se produce y a la revaloración y uso de productos locales de alto valor nutricional, comprobado científicamente, para la erradicación de la desnutrición y la preservación de la biodiversidad.

Generamos acciones para la recuperación de los niveles de nutrición, desde la recuperación de la cultura alimentaria local, la biodiversidad y la práctica de técnicas ancestrales de siembra, irrigación, abono, prevención y control de plagas y enfermedades; almacenamiento, transformación y la preservación de prácticas de organización comunitarias, incorporando y adaptando nuevas tecnologías.

 

Origen de la propuesta

Entre 1983 y 1984 Ayacucho se convirtió en la zona más letal del conflicto interno en el Perú (CVR, 2003). Los sobrevivientes, en su mayoría mujeres y niños, migraron a las zonas urbanas en condiciones materiales y sicológicas críticas.

Las mujeres se organizan entonces en comedores comunitarios que proveían una ración diaria de alimento a los niños, ancianos y viudas. CHIRAPAQ inicia su accionar apoyando el funcionamiento de tres de estos comedores, uno a cargo de la Asociación Nacional de Familiares de Secuestrados, Detenidos y Desaparecidos del Perú (ANFASEP), otro en el Asentamiento Humano Las Américas y el último en Asentamiento Humano Los Pocras a cargo de las familias desplazadas de la zona de Llamanniyoq.

En este espacio CHIRAPAQ desarrolla una propuesta desde la matriz cultural andina que enlazó la promoción del consumo de productos nativos, la capacitación y orientación nutricional a las familias, el seguimiento estricto del control del peso y la talla y la realización de talleres de afirmación cultural como medio de socialización y recuperación emocional de los niños y niñas. Esta visión integradora nos permitió recuperar a más de 240 niños y niñas víctimas de la desnutrición aguda en tan solo seis meses.

Durante su experiencia en los comedores CHIRAPAQ se encontró ante un hecho dramático. La agricultura en Ayacucho atravesaba por una profunda crisis, debido a la migración interna, factores climáticos y ambientales adversos y deficientes circuitos de comercialización que pusieron en riesgo el abastecimiento de la demanda alimentaria de la región. Ante la poca variedad de alimentos disponibles la salud de la población rural y urbana marginal se vio seriamente afectada.

Ante esta crisis alimentaria, CHIRAPAQ lleva la propuesta desarrollada en los comedores al campo, trabajando de la mano con la población indígena dedicada a la pequeña agricultura en la reivindicación y promoción de los productos nativos como medio para asegurar la soberanía y seguridad alimentaria de sus comunidades.

 

Soberanía y Seguridad Alimentaria

Para los pueblos indígenas la agricultura, además de ser un medio de proveer sustento, es un sistema para la renovación de la vida y un eje para la cohesión colectiva de la comunidad hacia un vivir en equilibrio.

Desde CHIRAPAQ planteamos la propuesta de mejora nutricional en base a productos nativos para acceder a una alimentación balanceada con lo que producimos en nuestro propio territorio, de acuerdo a nuestras propias costumbres y tecnologías. A fin de contar con alimentos suficientes que aseguren el bienestar y la salud de la comunidad y que no perjudiquen a la naturaleza, desarrollamos una agricultura ecológica, diversificada y sostenible.

Ello se enmarca en nuestro compromiso de lucha contra el hambre y la pobreza en el mundo y el derecho de los pueblos indígenas sobre su tierra, territorio y recursos.

 

Ámbito de Acción

Ver mapa más grande

El Programa Soberanía y Seguridad Alimentaría nace de la propuesta para la construcción de una política nacional de alimentación y nutrición en base a productos nativos, desarrollada por CHIRAPAQ. Su validación, aplicación y perfeccionamiento se realiza con la población indígena rural de provincia de Ayacucho, zona en la que la desnutrición infantil crónica y retraso en el crecimiento infantil asciende a 43.2 y 43.5 por ciento, respectivamente (UNICEF, 2009).

El foco geográfico del Programa Soberanía y Seguridad Alimentaría es la provincia de Vilcashuamán, en las 12 comunidades de la cuenca del río Pomatambo. Su población asciende a 26,798 hombres, mujeres y niños con un índice de desarrollo humano del 0.4%, uno de los más bajos del país (FAO/PNUD, 2009) y un registro de violencia familiar en 8 de cada 10 familias (Gerencia de Desarrollo Social-Municipalidad de Vilcashuamán, 2010).